La noche de San Juan

Este año la noche de San Juan no se podrá celebrar de manera multitudinaria como en años anteriores, así que parece un buen momento para retomar las tradiciones.

Fiesta nocturna plagada de fuego y misterio que tiene un origen pagano aunque en la actualidad la nombremos por uno católico. Esta fiesta milenaria se continúa festejando la noche del 23 al 24 de junio.

Su origen no es otro que la celebración de la noche más corta del año, el solsticio de verano, la cual da paso a la estación más calurosa.

Tradicionalmente las personas se reunían al rededor de hogueras en honor al sol para festejar el paso al verano y ahuyentar los malos espíritus. Ya que, en un tiempo en que las poblaciones se regían por la luz solar y se adoraban los elementos de la naturaleza, estos entes podían campar a sus anchas por la tierra durante la noche más corta del año.

Las cacharelas

Uno de los elementos más tradicionales en la noche de San Juan, son las llamadas cacharelas en gallego, las hogueras. Que en la actualidad siguen llenando playas y plazas a o largo de todo el territorio.

La tradición dice que para protegernos del mal de ojo y de los espíritus debemos de saltarlas un número impar de veces, aunque muchos concretan el número en 7 o 9.

Además, es típico la quema de objetos para obtener purificación y , en muchos caso, los estudiantes queman sus apuntes debido a que el remate del curso escolar es paralelo. Otro objeto típico para la quema suelen ser papeles o folios en los que se escriben deseos.

Algo típico relacionado con el fuego y con San Juan son las sardinas, en esta época están de temporada, sin embargo la alta demanda ha llegado a subir su coste. Aprovechando el fuego se asan las sardinas acompañadas de pan para cenar.

El agua y las 7 hierbas de San Juan

Otro de los elementos más relevantes en esta Noite Meiga es el agua, símbolo de purificación y fertilidad.

La tradición dicta que se recoja agua de 7 siete fuentes diferentes durante el día del 23 de junio. Con esta agua se elabora o "cacho", se trata de un recipiente en que se debe dejar toda la noche el agua recolectada al aire libre para por la mañana lavarse la cara con ella. Sin embargo, cuidado, ya que si te ves reflejado en un espejo mientras lo haces se perderán sus poderes curativos.

Las 7 hierbas

"Malva, fento, herba luisa, herba de san xoan, fiucho, xesta e romeu"

Estas hierbas pueden variar dependiendo de la zona, pero siempre deben ser siete y deben ser recogidas a lo largo del día 23. Estas hierbas son medicinales en su gran mayoría.

Una vez se recolectan las hierbas deben dejarse esa noche al aire libre para que el rocío y el solsticio hagan aumentar su poder. Habitualmente se dejan en el "cacho" y de este modo sirven para el lavado de cara. Una vez realizado este ritual suelen secarse para realizar infusiones o remedios caseros a lo largo del año. Otra opción es colgar un ramillete en una puerta o ventana para proteger de los malos espíritus.

Os deseamos a todos unha boa noite meiga.

No hay comentarios

Agregar comentario